Estás aquí
Página principal > Destacada

Músicos Comprometidos: CORROSION OF CONFORMITY desató su furia en Buenos Aires #AsíFue

A veces la vida nos asombra con afortunados golpes del destino que, por decir poco, son sorpresivos. Si resultó toda una curiosidad que Pepper Keenan regresara a CORROSION OF CONFORMITY para retomar su labor de guitarrista y cantante, más sorprendió el álbum que el grupo recientemente editó, No Cross No Crown (2018), de excelente nivel. Para culminar el combo de sorpresas, el conjunto musical anunció un tour sudamericano, con Buenos Aires siendo una de sus paradas, dándole a Uniclub el honor de ser el recinto que albergaría este reecuentro histórico entre la banda y el público argentino.

Precisamente, la “materia histórica” era de lo que se cargaba al evento, ya que los veteranos de EDO (EXISTENCIA DE ODIO) abrieron la velada. El conjunto gozó de un excelente sonido y mostró una impronta desafiante, pero cargada de carisma, demostrando por qué cumplen 29 años de existencia. No es en vano que también reivindiquen al Buenos Aires Hardcore, ese movimiento musical que formó su identidad en la Argentina de finales de los 80, y del que fueron parte. A fuerza de historia y buenas canciones, EDO se retiró triunfal del escenario de Uniclub.

Llegaría el turno de TRANSMUTAR, banda que desarolla un Hard Rock sólido, con una presencia notable en la mezcla de Ariel San (bajo), y con mucho hincapié en el caudal vocal del “Turco” Anuar. Sorteando obstáculos sonoros, el conjunto musical invitó a José “Pepe” Larralde de SAURON al escenario, dándole así más carácter de “histórica” a la jornada. Con el final de su buena performance, era momento de dejarle el lugar a la atracción principal.

Llegaba el momento de presenciar esa herencia de añares de música pesada que es CORROSION OF CONFORMITY. Por eso no parecía en vano que previo al show principal, “Sharp Dressed Man” de ZZ TOP sonara desde los parlantes del recinto. Mike Dean (bajo) salió a escena, solo, deambulando con una idea fija en la cabeza: improvisar con su bajo, casi colgándose de un hermoso amplificador Orange. Y de repente, subieron al escenario Pepper Keenan, Woody Weatherman (guitarra) y John Green (batería) – en reemplazo de Reed Mullin, a causa de problemas con su rodilla, que derivaron en una operación-. Con el carisma enorme de Pepper, Uniclub explotó de adrenalina con “Bottom Feeder (El Que Come Abajo)”, seguido del flamante “The Luddite”, con su furioso puente que reza: “grind down the iron gears”.

Keenan dio una mirada cómplice y marcó el inicio del clásico proveniente de Deliverance (1994) que es “Señor Limpio”. Este álbum, fundamental en la carrera de CORROSION OF CONFORMITY, fue el que más canciones tuvo para ser representado en este histórico recital, como “Seven Days”, reflexiva y desafiante en su estrofa “believe in me, cause I damn sure don’t belive in you”.

“La situación está complicada, todo parece volver en círculos, al menos en mi país”, dijo Pepper, y después agregó, “no sé si pasa lo mismo en el suyo”. Esa introducción, sensible frente a la coyuntura mundial, constituyó a las palabras que dieron el pie para “Long Whip/Big America”, canción proveniente de Wiseblood (1996).

Si bien el show no comenzó con el mejor sonido, excesivamente alto, con el correr de los temas la cuestión fue ajustándose y tengo el agrado de decir que la calidad sonora de la performance fue excelente, clave para hacer de este uno de los espectáculos pesados más relevantes del año. Además, el clima intimista que daba Uniclub, sumado al carisma de tener a Pepper Keenan pegado al público, eran el combo para hacer de este un evento de ensoñación para el ideal metalero.

El grupo volvió a retomar la cuestión política con  “Who’s Got The Fire” y “Vote With a Bullet”, pero, en realidad, su crítica al corrupto sistema democrático, y como consecuencia su crítica social, ya estaba presente en “The Luddite”. La canción, referente al movimiento ludista, es una oda a los artesanos que rompían las modernas máquinas de la Revolución Industrial. En los actuales períodos de globalización intensificada, los puestos de trabajo también se pierden como hace 200 años, mientras se crean otros. Pero ese “mientras tanto” es puro sufrimiento; lo demás, queda librado al mercado y a la posibilidad de alquilar la fuerza de trabajo. Atacar al status quo es coherente con la banda, precisamente, ellos pretenden corroer la conformidad.

La senda de No Cross No Crown continuó con “A Wolf Named Crown”, y a juzgar por la calidad compositiva, las flamantes canciones están a la altura de los puntos más altos del grupo. Precisamente, un highlight en la carrera de los norteamericanos es “Albatross”, canción que cerró su performance con Uniclub a punto de ebullición. Hasta el corazón más frío podía emocionarse con el estribillo de ese himno del Metal de los 90.

Llegó el momento de los bises y, sorpresivamente, apareció un Pepper Keenan reflexivo que agradeció, enfáticamente, “a sus nuevos amigos”, previo a la presentación del último tema de la noche, “Clean My Wounds”. También aclaró que la herida que tenía en su brazo derecho fue debido a un machetazo que le dieron en Brasil (¡!). De cualquier manera, la última canción del set contó con una extensa improvisación, con notables tintes del Jazz, que al momento de su culminación, la banda volvió rápidamente a la senda original de la canción, para terminar en un punto altísimo.

Con una noche donde se conjugaron la historia, la emoción y la calidad musical, CORROSION OF CONFORMITY pasó por Buenos Aires. Los músicos, asombrados ante el público presente, pidieron hacer “cuatro shows más” para la próxima vez. Esperamos que esa expresión de deseo se convierta en realidad.

 

Facundo Guadagno
Redactor en Rocktambulos
Antropólogo social y cultural, escritor, escéptico y crítico
Facundo Guadagno on FacebookFacundo Guadagno on Instagram
}

 

 

GALERÍA – CORROSION OF CONFORMITY

 

Todas las fotos fueron tomadas por Carlos Martínez para rocktambulos.com / Todos los derechos reservados

¿Qué te pareció? ¡Queremos saber tu opinión!

Déjanos tu comentario acá:

Top